Las etapas del liderazgo

Según los expertos, para ser un buen líder o líder efectivo necesitamos pasar por una serie de fases. Estas etapas del liderazgo  nos hablan de nuestra evolución y construcción personal a la hora de mostrar un tipo de liderazgo u otro en función de nuestra etapa profesional y habilidades intrínsecas adquiridas. ¿Te gustaría saber como se ejecuta ese proceso según los expertos?

Todo líder presenta a lo largo de su carrera profesional una evolución persistente e irrevocable.

¿Un líder nace o se hace?

Antes de entrar en materia sobre las etapas del liderazgo, creo que conviene introducir previamente esta pregunta que tanto se plantea entre los círculos de directivos, coordinadores o responsables de proyectos.

Lo cierto es que la respuesta a esta pregunta es demasiado extensa y ocuparía otro post como este. No obstante, teniendo en cuenta la inclusión de etapas en la construcción de ese intangible que es el liderazgo empresarial en su máxima expresión, parece bastante probable que lo que nos convierte en verdaderos líderes es ir pasando a priori de una etapa a otra a lo largo de nuestra vida profesional.

Por tanto, se podría decir que es una cuestión de evolución, tanto personal como profesional y que lleva como ingredientes principales la vocación y la madurez.

Pero aquí la cuestión es la siguiente: –¿Cómo se definen o componen esas etapas para convertirnos en verdaderos líderes?

Las 4 etapas del liderazgo

A continuación, te presento las diferentes etapas en la construcción del liderazgo en las cuales coinciden la mayoría de los expertos:

1.Etapa de dirección: dependencia de otros

Esta etapa se caracteriza por realizar una labor profesional en la que existe una alta dependencia de otras personas (reportando a algún superior en la escala jerárquica previo a la dirección general, habitualmente).

Es posible que las funciones que se desempeñen en esta fase se centren en llevar competencias muy específicas de una parte de un proyecto mucho mayor. Dentro de estas competencias estará la de saber controlar o gestionar tiempos, equipo, etcétera. Por tanto, estaríamos hablando de un desempeño como Director de Área pero no de un Líder.

Esta es una etapa muy temprana en la que los individuos todavía no han asumido su rol como líderes y por lo tanto su contribución como tal aún está por desarrollar.

2. Etapa de construcción individual e independiente y la persuasión

Cuando ya hemos pasado la primera etapa empezamos a asumir nuestro papel como líderes o coordinadores de un proyecto y no solo de un área específica del mismo, como en la fase anterior.

Esta fase está en relación con una construcción individual e independiente muy marcada, que va de la mano con frecuencia de la autonomía de la posición en que se trabaje.

Dentro de las etapas del liderazgo, ésta es muy típica en perfiles técnicos que asumen funciones de liderazgo con personal a cargo para ejecutar un proyecto al completo. Por tanto, para «resolver» con éxito esta fase y no quedarse estancado, es importante que esta persona pase a una posición de persuasión de sus colaboradores.

En concreto, en este caso el líder de esta etapa supervisa el trabajo de su equipo incrementando su  ayuda para que desarrollen los conocimientos y habilidades relacionadas con sus funciones a través de la participación y la cohesión, uno de los principales valores empresariales.

Es muy fácil estancarse en esta etapa, principalmente porque muchos profesionales tienden a aplicar lo comentado anteriormente, pero se centran tanto en su rol técnico que tratan de solucionar los problemas por ellos mismos cuando se presentan; en lugar de dar más flexibilidad a su equipo para que desarrollen ellos mismos esa solución desde esa perspectiva de colaboración y participación conjunta.

3. Etapa de liderazgo de participación: el Líder Coach

Superadas las fases 1 y 2 en la construcción del liderazgo, pasaríamos a una etapa de «cesión del control», en la cual el líder asesora mucho más que dirige o supervisa, buscando como objetivo clave el ascenso en los niveles de competencia de su equipo a cargo.

Los que se encuentran en esta etapa logran resultados positivos en la medida en la que trabajan para servir a los demás a que se sean mejores. La figura a más en relación con esta etapa sería entonces la de un líder coach, que escucha a sus colaboradores y realiza sus funciones a través de:

  • La dirección de su equipo.
  • La resolución de conflictos internos.
  • Su ayuda para superar dificultades, pero no su intromisión directa.
  • La toma de decisiones para el mejor funcionamiento del equipo.

En definitiva, en esta etapa de consolidación es clave trabajar el liderazgo desde el aporte colectivo y no individual, como en fases previas.

4. Última etapa: delegación y Liderazgo de visión

Si se pudiera definir con una palabra frase esta fase dentro de las etapas del liderazgo, ésta sería la de delegar de forma eficaz.

Ellos han logrado incrementar sus niveles de rendimiento producto del dominio de las habilidades y conocimientos necesarios para su trabajo.

Como podemos imaginar, esta última etapa es la que más impacto genera, ya que en ella existiría un componente muy importante: el liderazgo de visión. Para alcanzar esta fase, es imprescindible haber pasado por las etapas anteriores o no se conseguiría llegar del todo a ese liderazgo 360º.

¿Qué caracteriza a un líder visionario?

Es difícil aunar en una lista de adjetivos las características que determinan a este tipo de líder. Aquí os dejamos solo, algunas de las principales:

  • Carisma y una elevada inteligencia emocional
  • Visión de futuro clara y precisa de cómo debe ser la organización
  • Capacidad para alinear de forma magistral la visión, misión y valores de la empresa, orientándola asimismo a la mejora de resultados
  • Muestra una pasión genuina por lo que hace y cómo lo hace.
  • Alienta a la personas a ir más allá para plantearse las razones profundas por las que ocurren las cosas.
  • Son capaces de generar empowerment en su equipo y con ello, conseguir el máximo de sus colaboradores garantizando una correcta productividad
  • Son capaces de inspirar e impulsar a otras personas, contagiando su visión y pasión.

¿Y tú? ¿Qué opinas de esta clasificación por etapas en la construcción del liderazgo? ¿En cuál dirías que te encuentras?

 

Facebooktwitterlinkedinmail
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *