Buen currículum

Un buen currículum es la llave para atraer el empleo, desde GBS Recursos Humanos os queremos dar ciertas recomendaciones para que tengáis uno lo más efectivo posible, esto es, que os sirva para que los seleccionadores de personal sepan ver vuestro valor en pocos segundos y conseguir captar su atención.

En el tiempo que llevo en el campo de los recursos humanos he leído ciertas dudas de los candidatos en redes como LinkedIn que hacen referencia a diferentes temas que hoy vamos a tratar de abordar. El objetivo es que entendamos porque a veces nos descartan cuando pensamos que cumplimos con el perfil de la oferta en la que nos hemos inscrito, un buen currículum ayudará a darnos visibilidad.

Vamos a ir punto por punto repasando los diferentes ítems que podemos mejorar para tener un buen currículum. Recordad que si necesitáis ayuda al respecto, os podemos prestar servicio de asesoramiento online para mejorar vuestro currículum. ¡Vamos a por ello!

Datos de contacto.

Deben de estar lo más visibles posible, en la parte de arriba del currículum, ya sea en un lado u otro debajo de nuestra foto, o incluso en la cabecera debajo de nuestro nombre. Por cierto, es importante poner la dirección y la población.

Foto.

Respecto a poner o no una foto en el currículum hay varias corrientes de opinión, pero en la mayoría de los casos una foto que transmita profesionalidad siempre es un plus, y nosotros recomendamos incluirla.

Experiencia profesional.

Este punto da para mucho, así que intentando ser breve voy a extenderme porque es una parte crucial de un buen currículum. Las diferentes experiencias las pondremos ordenadas empezando por la más reciente hasta la más lejana, a ésto se le llama orden cronológico inverso.

En cada experiencia profesional pondremos fecha de inicio y de fin, nombre de empresa, población, sector profesional, puesto ocupado, y describiremos las funciones realizadas.

Aquí puede haber mucha información, deberemos jugar con la negrita para resaltar los puestos ocupados en cada una de las experiencias.

¡Usemos palabras clave! Ya no solo por facilitar la labor a los seleccionadores, sino también porque gracias a las palabras clave se puede clarificar las funciones y responsabilidades que teníais, y además, hoy en día muchos programas de gestión incorporan buscadores que detectan esas palabras clave, y facilitará la labor de encontraros por vuestro perfil profesional dentro de una base de datos.

En la mayoría de casos una sola página debería ser suficiente para plasmar nuestro perfil profesional, máximo dos páginas si tenemos una experiencia laboral y formación muy extensa o estamos optando a una posición de alto nivel.

Respecto a la descripción de las funciones en cada puesto que hemos ocupado, deberíamos de poner las tareas principales realizadas de manera esquemática, que sirvan para identificarte de manera inequívoca con un profesional de esa rama, sin extenderse demasiado pero dando suficiente información e introduciendo las palabras clave. Poner logros siempre suma, pero hay que concretar con números cuando hablamos de objetivos conseguidos.

Por último, para cerrar el apartado sobre experiencia profesional, hay personas que tienen experiencia relacionada con diferentes actividades. Dependiendo del puesto para el que optemos, pongamos unas experiencias u otras, pero poner ambas no suma salvo en caso muy puntuales. Lo único, es que seguramente de esta manera habrán huecos de tiempo en nuestra experiencia; para evitar esto podríamos optar por usar un currículum funcional.

Software.

Crucial indicar los programas que has manejado y dominas. Para muchas posiciones es un requisito que de no cumplirlo implica el descarte. Así que no nos olvidemos de indicar los programas con los que hemos trabajado. Haber hecho un buen curso para aprender un programa sin haber trabajado con él, también puede valer, pero debe ser un curso nivel experto.

Cursos.

A veces tendemos a poner muchos cursos que no suman en el currículum. Indiquemos solo los que de verdad aportan valor y estén relacionados con la posición a la que optamos.

Idiomas.

En España somos el país con mayor nivel medio de inglés, no nos gana nadie. Si es importante el inglés para nuestra profesión, es muy conveniente tener el idioma certificado, aunque lo realmente importante es tener un buen nivel de inglés que se pueda demostrar en la entrevista. Pongamos B1, B2, C1,… dependiendo del nivel que tengamos; por debajo del B1 no suma.

Perfil profesional.

Es un extracto de nuestra valía, nuestra expertise. Lo dicho anteriormente, el objetivo es que nos identifiquen como un profesional X en menos de un minuto. Hablemos de nuestros puntos fuertes, expliquemos lo que consideremos, pero sin extendernos. En tres, cuatro líneas deberíamos de conseguirlo.

Adaptación del currículum.

Es recomendable adaptar el currículum a cada oferta en la que nos inscribamos. Fijémonos en qué palabras clave nombran en la oferta, que funciones requieren, y siempre que sea cierto incluyámoslas en nuestro currículum.

Llegamos al final del artículo, posiblemente en el futuro hagamos una segunda parte sobre este. Solo deciros que si necesitáis asesoramiento sobre vuestro currículum o perfil profesional, prestamos ese servicio en GBS Recursos Humanos, aquí el contacto.

Esperamos haberos aportado valor, gracias por leernos. Nos vemos en los comentarios.

Facebooktwitterlinkedinmail
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *