Liderezgo en pandemia

Liderazgo en pandemia es un nuevo tipo de liderazgo surgido del actual contexto que estamos viviendo, poniendo a prueba el rol de nuestros líderes en las organizaciones. En este post queremos daros algunas claves que os puedan ayudar a ejercerlo del mejor modo. Pongámonos en situación, hemos pasado rápidamente de estar en la oficina a tener que adaptarnos a un espacio de trabajo desde casa, combinando la vida laboral con la vida personal en un mismo espacio. Ante ello, el rol de los líderes de las organizaciones es fundamental para mantener la motivación de sus equipos de trabajo en tiempos de incertidumbre laboral. Pero ¿Cómo lograrlo?

Aprendizajes de la pandemia

La crisis de la Pandemia ha afectado a todas las organizaciones en muchos niveles, entre ellos el principal, a nivel psicológico. En este sentido, surgen dos conceptos fundamentales para este contexto: la empatía y la resiliencia.

La empatía está definida como la capacidad de entender al equipo de trabajo, así como a los diferentes grupos de interés con los que la organización interactúa, tales como los clientes y los proveedores.

Según el Observatorio de RRHH, “La empatía es muy útil y rentable para las organizaciones pues si entiendo a los miembros de mi equipo tengo más probabilidades de tener relaciones de calidad y un liderazgo de alto nivel”.

Por otro lado, la resiliencia es  la capacidad de adaptarse rápidamente a situaciones críticas y cambiantes. Según el Observatorio de RRHH “es la capacidad para recuperarnos de las adversidades. En el ámbito laboral, la resiliencia depende de las personas por un lado, y de los sistemas por otro”.

Ambos conceptos hacen referencia a las personas en las organizaciones, y es aquí donde cobra capital importancia el liderazgo en pandemia.

Características de un buen líder

Un buen líder es un factor clave para mantener un adecuado clima laboral en las organizaciones. Hay dos tipo de líder de los que podemos hablar: el líder emocional y el líder resiliente.

El líder emocional, también llamado líder resonante según el experto Daniel Goleman, es aquel que conecta con los sentimientos de las personas orientándolos hacia una dirección positiva, dando prioridad a la conexión emocional frente a las habilidades técnicas del líder.

Asimismo, según últimas investigaciones de Deloitte, un líder resiliente es “aquel que alienta a su equipo de trabajo a adoptar un enfoque tranquilo y metódico ante lo que acontezca, expresando empatía y compasión”. Según estas investigaciones, algunas de las características determinantes de los buenos líderes son las siguientes:

Alienta y fortalece a las personas

Un buen líder es aquel que mantiene un diálogo constante con su equipo de trabajo. El líder es capaz de entender el entorno crítico en el cual se encuentran sus trabajadores debido a las medidas de confinamiento, miedo, incertidumbre y ansiedad por la pandemia.

Sostiene a las organizaciones

La pandemia ha generado que la forma de trabajo cambie hacia la modalidad virtual. Ello ha conllevado a que los líderes deban tomar decisiones importantes relacionadas a la innovación o a la mejora de procesos.

En ese sentido, un buen líder es capaz de sostener, con inteligencia emocional, los retos cotidianos que se presenten.

Apoya a la sociedad

Un buen líder genera un impacto más allá de su equipo de trabajo, logrando confianza y trascendiendo más allá de su equipo inmediato hacia los grupos de interés o stakeholders. Por tanto, logra generar un impacto y bienestar en las estructuras sociales y económicas.

Genera un impacto positivo y sostenido

Un buen líder genera un impacto sostenido y positivo en su equipo de trabajo y en la sociedad y repone fuerzas para enfrentar los retos del contexto.

Consejos para desarrollar el liderazgo en pandemia

En el contexto que nos ha tocado vivir de la pandemia, la forma de ejercer el liderazgo ha cambiado hacia entornos virtuales. En ese sentido, la compañía Mercer ha propuesto algunas maneras de cómo ejercer un buen liderazgo con los trabajadores (Mercer 2020):

Ser flexibles:

Implica permitir que los trabajadores trabajen donde y cuando puedan y, dejar de tener un control excesivo sobre ellos.

Muchos líderes piensan que al ser permisivos podrían enfrentarse a problemas de desempeño en sus equipos de trabajo. Sin embargo, las recientes investigaciones han demostrado que los trabajadores son más productivos cuando trabajan desde casa, siendo 13% más productivos que trabajadores que trabajan desde una oficina.

Aumentar el apoyo a los jefes inmediatos

Implica que los Gerentes de las organizaciones aseguren un clima óptimo de trabajo para sus líderes intermedios con equipos a cargo. Por ejemplo, conociendo cuáles son sus necesidades, qué problemas tienen o qué tipo de ayuda necesitan en el marco de la crisis sanitaria.

Contando con una buena comunicación con los líderes, se genera a su vez un impacto positivo en los equipos de trabajo de la organización.

Mantener el sentido de comunidad y empatía

Consiste en asegurar una conexión emocional con los equipos de trabajo, promoviendo la unión y el sentido de pertenencia en los trabajadores.

Si bien actualmente el entorno está cargado de malas noticias, implementar reuniones informales y feedback constante puede marcar la diferencia en la motivación de los trabajadores.

Por ejemplo, acciones simples como celebraciones de cumpleaños virtuales, feedbacks semanales, café virtual, entre otros, pueden generar un impacto positivo en el equipo de trabajo, logrando un contagio emocional que permita un buen clima laboral en la organización.

Definitivamente, el contexto COVID 19 ha generado un cambio en el comportamiento organizacional y ha impactado en la forma de ejercer el liderazgo.

La Pandemia ha puesto en evidencia la importancia de un liderazgo más humano y cercano hacia las personas, quienes son finalmente el activo más importante de las organizaciones.

Es necesario contar con líderes más emocionales, más resilientes, más cercanos, más flexibles y más empáticos en un contexto de crisis. Contando con un equipo de líderes más humanos, la organización estará preparada para afrontar cualquier reto interno o externo que se le pueda presentar.

Facebooktwitterlinkedinmail
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *