Candidato haciendo una entrevista

Qué decimos y cómo lo decimos son dos factores clave en una entrevista de trabajo. Incluso, los silencios también conllevan información, pues como decía el psicólogo austríaco Paul Watzlawick “es imposible no comunicar”. De ahí que saber cómo hablar en una entrevista de trabajo sea un aspecto a entrenar cuando estamos en un proceso de búsqueda de empleo. Por ello, desde el mundo de los Recursos Humanos queremos darte algunos consejos que te pueden ayudar.

9 consejos para hablar en una entrevista de trabajo

Antes de nada, queremos decirte que es normal que tengas cierto nerviosismo, miedo o incluso algo de ansiedad ante una entrevista laboral. Porque aunque no le pase a todo el mundo, es totalmente lícito que al ser una situación ligada a la incertidumbre y las dudas -por ese no saber qué te preguntarán o cómo se va a enfocar- se experimenten sensaciones y estados emocionales de este tipo.

Así, con el objetivo de que vayas más calmado a tu entrevista de trabajo y puedas desenvolverte con soltura y mostrar lo mejor de ti, te proporcionamos las siguientes ideas clave.

Sé previsor

Si estás leyendo este artículo es porque de alguna forma estás cumpliendo con este primer consejo. Es muy recomendable prepararse las entrevistas porque así algunas preguntas no te pillarán por sorpresa.

Esto implica informarse sobre la empresa, repasar tus aptitudes, tu recorrido laboral, tu formación y tener presente tus fortalezas y puntos débiles, entre otros aspectos.

Evidentemente, no puedes saber todo lo que va a ocurrir, pero al menos psicológicamente vas preparando el terreno y entrenando tu seguridad y autoconfianza, las cuales se reflejarán en tu forma de comunicarte con el entrevistador.

Cuidado con las muletillas

«Bueno», «¿sabes?» o «¿no?» son algunas de las muletillas más comunes,  esas expresiones verbales automáticas que todos utilizamos en algunas de nuestras conversaciones y que no son fáciles de eliminar. No obstante, es importante que moderes su uso cuando acudas a una entrevista laboral. Porque aunque no están prohibidas, pueden dar a tu lenguaje un toque informal.

No olvides que, al fin y al cabo, estás mostrando tu faceta profesional y dar una buena primera impresión siempre son puntos a favor. Por ello, ni las elimines por completo, ni abuses de ellas. Sé natural, pero respetuoso y si ves que sueles utilizarlas mucho, trata de sustituirlas por silencios. 

Evita las respuestas ambiguas y las divagaciones

«No lo sé» y «tal vez» son respuestas poco clarificadoras que no te dejan en muy buen lugar ante el entrevistador porque no concretan nada. Al igual que si te explayas demasiado y tu discurso deriva en ideas y detalles secundarios que poco o nada tienen que ver con lo que se te ha preguntado.

Sé específico. Las respuestas claras son la mejor opción. Incluso, cuando te preguntan algo que te ponga en una situación comprometida. Al final la honestidad es mucho mejor que una excusa que evite la información que te piden o que derive la conversación hacia otros temas que no tengan nada que ver.

Sé sincero

La verdad siempre es una gran aliada en cualquier contexto. Por eso, no temas decir cuáles son tus defectos, puntos débiles o fracasos. Todos tenemos. Además, expresarlos es señal de que te conoces a ti mismo.

Si te dicen «háblame de ti» es para que reflejes lo que eres en palabras, ya que en el caso de ser seleccionado eso es lo que se esperará de ti, entre otras cosas.

Habla sin prisas, de forma pausada y fluida

Esta es una de las claves más importantes sobre cómo hablar en una entrevista de trabajo. No te aceleres, habla de forma pausada, breve y fluida. Así adoptarás un estado mental mucho más calmado, lo que te permitirá expresarte sin que te trabes o confundas y ponerte más nervioso.

Esto no significa que hables lento, sino que tus palabras no se pisen entre ellas. De esta forma, podrás asegurarte de que se te entienda. Además, hablar de forma pausada puede ser un gran aliado para enmascarar los momentos en los que tengas más dudas, porque te concede unos segundos para pensar qué decir.

Para ello, puedes entrenar frente a un espejo o con otra persona. Lo que te aportará seguridad.

Cuida tu lenguaje no verbal

Según algunos expertos en comunicación, un 38% de lo que decimos es a través del cuerpo, por lo que cuidar tu lenguaje no verbal es importante, especialmente el de las manos. Trata de acompañar lo que digas con algunos gestos sutiles de las manos, eso sí sin quitar protagonismo a lo que estás diciendo.

También es recomendable que entrenes tu tono de voz y musicalidad a la hora de hablar para que no sea muy monótono, ya que esto además de dar la impresión de mucha formalidad puede resultar aburrido. Lo mejor es que sea claro y fuerte, que transmita seguridad y que mires a los ojos.

Otro gesto que puede acompañar a tus palabras es la sonrisa, pero sin que sea demasiado forzada. Y por supuesto no te olvides de tener una postura erguida.

Sé educado

Ser educado implica respetar al entrevistador, lo que conlleva no solo tener en cuenta sus opiniones, sino también no interrumpirle, dejarle hablar y no corregirlo. Esto último denota cierta soberbia y altanería.

Haz algunas referencias al CV

Apoyar lo que vas diciendo con la información que aparece en tu CV facilitará que el entrevistador pueda atar cabos, resolver las dudas que tenga sobre tu trayectoria laboral y tener una imagen más general de ti. Además, también será un punto de apoyo para comprobar que lo que has escrito en el currículum tiene sentido y coherencia.

Haz las preguntas al final

El último consejo sobre cómo hablar en una entrevista de trabajo tiene que ver con las dudas y preguntas que te puedan surgir a lo largo de la entrevista.

Hacerlas indicará que tienes interés en el puesto de trabajo, pero también es muy importante el momento en el que tienes que hacerlas: al final y no cuando te surjan. De esta forma, no interrumpirás la conversación y favorecerás que esta siga su ritmo.

Como ves, hablar en una entrevista de trabajo conlleva algo más que conversar. No dejes que los nervios te jueguen una mala pasada. Existen un gran número de aspectos a los que prestar atención para que todo vaya lo mejor posible. Con nosotros podrás entrenar tus entrevistas y mejorar tu CV a través de nuestras asesorías y servicios de coaching laboral.

Facebooktwitterlinkedinmail
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *