Director comercial sonriendo

Ser director comercial implica afrontar un gran número de retos a todos los niveles. Ya que no basta solo con ofrecer un producto, sino que también es necesario saber cómo venderlo y crear el vínculo con el cliente. A esto hay que añadirle el universo de nuevas posibilidades que se ha abierto con la digitalización, lo que ha complicado la gestión y captación de comerciales. De ahí que conocer cuáles son las principales habilidades de un buen director comercial sea fundamental para quienes desean desempeñar esta labor.

Además a esta situación, hay que sumarle la evolución de los consumidores. A día de hoy, los potenciales clientes suelen realizar comparaciones entre productos y fijarse en las valoraciones de otras personas. Incluso pueden participar en el diseño de nuevos productos y servicios. Por lo tanto, un directo comercial no solo debe estar formado, sino en constante actualización para no quedarse atrás.

A continuación te contamos cuáles son las principales habilidades de un buen director comercial.

Liderazgo

La capacidad de liderazgo es clave en este tipo de perfiles profesionales. Constituye una base sólida que da sentido y permite desarrollar el resto de habilidades.

Saber escuchar, empatizar con los trabajadores y con los clientes, ser estratega, saber conectar, relacionar información y personas y por supuesto conocer qué pasos dar en cada momento. Se trata de aspectos fundamentales para dirigir, coordinar y obtener buenos resultados.

Capacidad analítica

Realizar un buen análisis de la situación en base a lo que se pretende conseguir es esencial. Así como analizar las estrategias y procesos que están funcionando y los que no, teniendo en cuenta a los competidores. Al final ser consciente de los puntos fuertes y los puntos débiles -y cómo mejorar estos últimos- es lo que permite avanzar.

Así, un buen director comercial debe tener una gran capacidad analítica para investigar tanto el mercado como a los clientes y su comportamiento.

Planificación y gestión del tiempo

A la visión analítica hay que añadirle la habilidad de planificación y gestión del tiempo. Crear roadmaps alineados con los objetivos fijados, tanto a medio como a corto plazo, establecer deadlines y organizar la distribución de las tareas teniendo en cuenta el factor tiempo es indispensable.

Hay que tener en cuenta que el sector comercial es muy competitivo, por lo que cualquier detalle es importante. Contar con plazos, respetarlos en la medida de lo posible y saber cuál es el momento exacto para sacar una campaña es clave. Así como saber gestionar los tiempos del equipo de trabajo.

Habilidades comunicativas

Quizás una de las habilidades de un buen comercial más conocidas. La importancia de saber comunicar en este ámbito marca la diferencia, tanto a nivel de equipo como de productos y servicios.

Es cierto que en la mayoría de departamentos comerciales habrá un profesional o un equipo especializado en comunicación y publicidad. No obstante, el director comercial debe ser hábil en comunicación a todos los niveles (verbal y no verbal), ya que será quien tome la mayoría de las decisiones. Y no solo eso, sino que también será quien transmita la información más importante a su equipo y quien les motive.

Capacidad de negociación

Otra de las habilidades de un buen director comercial más indispensables. Este tipo de profesionales tienen que saber negociar, no solo con los clientes, sino también con colaboradores y superiores. Por tanto, es necesario que esté formado en técnicas de venta, negociación y persuasión.

A menudo, en el sector comercial hay que convencer de que aquello que se desea sacar es bueno, fiable y tendrá una serie de resultados.

Gestión de equipos

Un director comercial no es nadie sin su equipo de trabajo. De ahí que si quiere destacar y alcanzar el éxito, debe ser capaz de gestionar equipos. Esto implica no solo coordinarlos y organizarlos, sino también formarlos y mantenerlos actualizados.

El director comercial debe ser el guía, el orientador, del equipo comercial. Por ello, será quien tome la última decisión junto al departamento de RRHH sobre las habilidades necesarias para seleccionar a los mejores candidatos.

Así, una vez integrados, el director comercial deberá promover el trabajo en equipo con el objetivo de crear sinergias para desarrollar la estrategia comercial y saber resolver conflictos. Además, también será quien los supervise y quien realizará el seguimiento individual para potenciar su rendimiento y productividad.

Saber delegar

Como buen líder, el director comercial debe delegar tareas y funciones en sus empleados. Su misión no es ejecutar todo lo que se desee llevar a cabo, sino dirigir y coordinar, asegurarse de que todo irá según lo previsto e improvisar y buscar nuevas opciones cuando aparezcan obstáculos.

De esta forma, tendrá más tiempo para aquellos procesos en los que su figura sea indispensable. Eso sí, es importante menciona que saber delegar es una de las habilidades más complejas de desarrollar, sobre todo en áreas comerciales.

Motivación

Otra de las habilidades de un buen director comercial esenciales es saber motivar a los empleados. El sector comercial es muy cambiante, competitivo y en ocasiones frustrante y esto afecta a los profesionales que trabajan en él. Por ello, es necesario que estos se encuentren cómodos y motivados. De esta forma será mucho más fácil, por ejemplo, cumplir el objetivo de ventas propuesto.

Así, el director comercial debe conocer qué es lo motiva a los trabajadores de su equipo y de qué manera implementarlo para tener éxito. Desde reconocer el trabajo bien realizado, hasta establecer incentivos o cualquier otra idea que favorezca un clima de compromiso y pertenencia.

Capacidad para tomar decisiones

El director comercial tendrá siempre la última palabra y asumirá la responsabilidad de su equipo. Razones por las que debe estar entrenado en procesos de toma de decisiones apoyados en su capacidad analítica.

Adaptación a los cambios

Adaptarse a los cambios implica tener una actitud flexible para hacer frente a las nuevas tendencias y novedades. Sin duda, una de las habilidades más demandadas para los perfiles de directores comerciales junto a la capacidad de adelantarse a los acontecimientos y proponer soluciones.

Estos profesionales deben estar en continuos procesos de reciclaje y en contacto con las nuevas tendencias. En este caso, saber sobre marketing digital es casi una obligación, así como todo lo que tenga que ver con la digitalización para optimizar procesos.

Como vemos, son varias las habilidades de un buen director comercial. Aunque podríamos enumerar algunas más, estas son las más imprescindibles. Todas se pueden entrenar y mejorar. Eso sí no hay que olvidar que en la actualidad ya no solo destaca la técnica, sino también la flexibilidad, la renovación y la adaptación a los cambios, ya que el sector comercial se encuentra en continuo cambio. Por lo que si se quiere alcanzar el éxito profesional en este ámbito, hay que estar dispuesto a seguir aprendiendo día a día. Recuerda que si eres comercial y buscas empleo, puedes visitar nuestras ofertas de trabajo y si buscas comerciales para tu equipo, también podemos ayudarte.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *