cena de empresa

El mes de diciembre es sinónimo de dos cosas: la Navidad y  la cena de empresa. Desde multinacionales hasta micropymes, todas celebran cada año este evento tan sonado y patente en nuestro calendario.

Si piensas que la cena de empresa en Navidad es un momento para relajarse, siento tener que llevarte la contraria: éste no es un momento para relajarse y “confraternizar” con los compañeros. Si ese es tu objetivo, normal que no te esté saliendo bien ese “acto”.

Mi tesis es que, por pequeña que sea tu organización, si sois entre 10 y 500 empleados debes hacer algo más… Descubre qué a continuación.


Por cada empleado que disfruta de la comida o cena de empresa en Navidad hay dos que reniegan de ella y tres que van por que hay que ir.

Si pensamos en el dinero que cuestan (la mayoría las paga la empresa) y el poco entusiasmo que despiertan, es un mal negocio.

No obstante, ojo con quitarlas, por que esos tres que van a regañadientes, te van a poner a caldo.

Consejos para darle sentido a la cena de empresa

A continuación, te presento algunos tips para darle un sentido que convierta en provechoso este tipo de eventos:

1. Convierte la cena en una herramienta de comunicación.

Es una enorme pérdida de oportunidad que, para una vez que tienes a toda tu plantilla junta, no se aproveche para realizar un acto previo corporativo. Dirección debe hacer un balance del año transcurrido. Poner de relieve los éxitos, mencionar algún fracaso (hace creíble el mensaje) y sobre todo, transmitir ilusión por el futuro.

2. Queda un par de horas antes con tu gente.

La mayor parte del gasto ya está realizado con la cena. Alquilar una sala contigua cuesta poco, incluso puede que te la cedan visto lo que vas a dejarte allí.

Comunica previamente a tus empleados que vais a tener una… llámale convención de empresa, encuentro corporativo o balance del año. Haz que suba el Director General y que hable. Que suba el empleado más antiguo. El que trabaja solo en Albacete, el más joven, los que han hecho un proyecto chulo este año…

3. Haz que tus empleados hablen de su percepción del proyecto en el cual trabajan

La indicación a todos ellos es similar, les vas a pedir que hablen sobre cómo ven la empresa, que cuenten alguna historia, que traten de transmitir ilusión por el proyecto.

La convención de Navidad, haya o no cena, es una herramienta de comunicación organizacional poderosa.

Por ello, debe transmitir orgullo de pertenencia. Es trabajo. Si un empleado no quiere ir a la cena, es libre. Pero a la primera parte sí tendría que acudir, bajo este paradigma.

4. Si no ves claro lo de los discursos por la falta de habilidades de quien pueda hablar o la idoneidad de los mensajes, busca otras alternativas.

Hemos hecho, por ejemplo, un formato de entrevistas de RRHH. Se sentaba en un sillón a la vista de todos y con una estructura que traía reminiscencias televisivas, se hacía una entrevista tal cual, en la que el entrevistado tenía solo alguna orientación general. Preguntas y respuestas.

5. Puedes incluso invitar a alguien externo al final de tu “convención”.

Un toque de humor, magia, motivación laboral… hay seguro gente a tu alrededor que te dará ideas y sino, agencias mil que te harán sugerencias, según tu bolsillo. Algo más distendido previo a ir a la mesa.

6.Comienza la cena de empresa con buen pie

Una vez concluida esta parte, empieza la cena. Ojo con el alcohol. Hablo desde una perspectiva de Recursos Humanos. La empresa no tiene porque favorecer ni menos aun pagar los excesos de algunos. Las copas se las paga cada uno. Y tú, estás trabajando y nunca puedes perder prestigio mostrando una pérdida de autocontrol. Si quieres beber, lo haces en otro foro. Nunca con los compañeros de empresa.

7. A la comida o cena de Navidad no van las parejas de los empleados.

Lo siento. Y por una razón similar, no puedes permitir que la gente se sienta en una mesa sea la misma con la que está todo el día codo con codo. Ingéniatelas para mezclar a la gente de diversas áreas y procedencias.

No seas perezoso, piensa y pregunta, porque hay auténticas chuladas ingeniosas para mezclar gente.
Tu trabajo consiste en crear algo para que la gente esté a la expectativa. Una primera parte de comunicación corporativa. Una segunda lúdica, pero sin perder de vista que es la empresa la que lo gestiona.

Y ánimo con los detractores. Hagas lo que hagas, los vas a tener.

Facebooktwitterlinkedinmail
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *